Make your own free website on Tripod.com


DESIGUALDAD DE LOS DERECHOS DE LOS EFECTOS DEL DAÑO AMBIENTAL SOBRE LOS SERES HUMANOS

El deterioro de los recursos renovables, el daño provocado por los distintos tipos de contaminación, nombrados anteriormente así como el problema de la eliminación de desechos afectan gravemente a la salud, los medios de vida y la seguridad humana .
La carga de esos efectos se comparte de manera desigual entre pobres y ricos , casi siempre afecta en mayor medida a quienes viven en la pobreza. La mayoría abrumadora de los que mueren todos los años como consecuencia de la contaminación del aire y el agua son los pobres de países en desarrollo .En todo el mundo los pobres viven por lo general más cerca de las fábricas contaminantes, carreteras sobrecargadas y basurales .
Los ricos son quienes más contaminan y contribuyen al recalentamiento mundial de la atmósfera , generan más desechos e imponen mayor tensión al sumidero de la naturaleza .
Pero también hay problemas ambientales que derivan no de la opulencia en aumento sino de la pobreza en aumento. Como resultado del mayor empobrecimiento y de la falta de posibilidades, un número cada vez mayor de pobres y de gente sin tierra están imponiendo una presión sin precedentes a la base de recursos naturales a medida que luchan por sobrevivir.
El nexo entre problema y daño ambiental en los países en desarrollo debe considerarse asimismo en el contexto del crecimiento de la población. En el mundo en desarrollo las presiones sobre el medio ambiente se intensifican cada día a medida que crece la población . Para alimentar en forma adecuada a esos 9.500 millones de seres humanos se requerirán tres veces las calorías básicas que se consumen en la actualidad , para producir esa cantidad habría que cultivar toda la tierra agrícola del mundo.
El crecimiento de la población contribuirá todavía más a la degradación de la tierra, con el apacentamiento, la tala y el cultivo excesivos. Y la situación va a empeorar.
Independientemente de la clasificación, el costo de la degradación ambiental para el bienestar humano es enorme. Menos de la quinta parte de los hogares pobres de los países en desarrollo tienen agua corriente en sus casas, de manera que los pobres soportan la mayor parte de la contaminación del agua. Los pobres rurales sufren además porque son los últimos en cuanto al uso de energía: de los 2,7 millones de muertes relacionadas con la contaminación del aire cada año, 1,8 millones son provocadas por la contaminación del interior de los hogares de zonas rurales, principalmente en los hogares pobres que dependen de los combustibles tradicionales. Y la degradación de 1.500 millones de hectáreas de tierra en los países en desarrollo arruina la vida y los medios de vida de los pobres. En todos esos casos el daño recae de manera desproporcionada sobre los que menos lo pueden tolerar.
El agua sucia , la contaminación del aire y la eliminación inadecuada de desechos enferman a la gente.

Contaminación del agua
La contaminación del agua afecta a la población de todo el mundo, pero el mayor efecto sobre el bienestar humano tiene lugar en los países en desarrollo. La preocupación por los efectos de los productos químicos y minerales tóxicos en el agua potable de los países industrializados, son serias y bien fundadas , pero los efectos parecen reducidos en comparación con la enfermedad generalizada derivada de la contaminación simple provocada por las aguas servidas en los países en desarrollo.
Casi el 30% de la población de los países en desarrollo, más de 1.300 millones de personas, carecen de acceso a agua limpia, y casi el 60% es decir, más de 2.500 millones, a saneamiento básico.
Como resultado de esta contaminación las enfermedades transportadas por agua proliferan en los países en desarrollo, en particular entre los pobres. Las pesquerías, unas de las principales fuentes del sustento de los pobres están siendo afectadas por las aguas servidas. Unos de los 100 millones de habitantes pobres dependen de la pesca para todo su sustento o gran parte de él .
En los países industrializados el uso excesivo de fertilizantes provoca grandes problemas de contaminación del agua.
Entre tanto los nutrientes de los fertilizantes escurren de la tierra hacia aguas interiores y el mar, provocando el auge de aguas tóxicas .Los fertilizantes son un problema de menor entidad en los países en desarrollo, aunque se ha hallado nitratos en el abastecimiento de agua de Sao Paulo y Buenos Aires.
En los países industrializados se descarga sin tratar una tercera parte de las aguas servidas.
Los ríos por lo general están limpiándose más en los países de la OCDE, pero todavía hay problemas importantes en Europa oriental y la Ex Unión soviética.
En los países en desarrollo los servicios de abastecimiento de agua suelen ser burocráticos, ineficientes y corrompidos. Una gran proporción del agua se pierde por cañerías con derrames o por el robo.

Contaminación del aire
La contaminación del aire como consecuencias de las emisiones industriales, el escape de los vehículos y la quema de combustible en el hogar mata a más de 2,7 millones de personas todos los años, principalmente como consecuencia de daño respiratorio, enfermedades cardíacas y pulmonares y cáncer. Aunque normalmente se considera que la contaminación del aire es un problema de los países industrializados, más del 90% de las muertes tiene lugar en los países en desarrollo normalmente se considera que se afecta el aire del exterior, más del 80% de las bajas derivan de la contaminación del interior de los hogares y también se considera que afecta a los pueblos y ciudades, más de dos tercios de la mortalidad se produce en las zonas rurales.
Los pobres de los países en desarrollo deben quemar estiércol, leña y residuos de las cosechas dentro de sus hogares para cocinar y calefaccionarse .En la mayoría de las otras regiones el uso del combustible tradicional se ha reducido substancialmente en los últimos dos decenios. Los combustibles tradicionales son mucho más contaminantes que los modernos al quemar ese tipo de combustible se llenan las casa de humo que contiene centenares de substancias tóxicas, que matan 2,2 millones de personas por año.
Tanto la contaminación del aire interior de las casas como la mala nutrición aumentan la susceptibilidad a las infecciones respiratorias en el mundo en desarrollo.
En América Latina, en que gran proporción de los más pobres viven en tugurios de ciudades , casi dos quintas partes de las muertes provocadas por causas relacionadas con la contaminación interior tiene lugar en las zonas urbanas. Las mujeres y los niños, en particular las niñas pasan la mayor parte del tiempo puertas adentro y resultan afectados de manera desproporcionada.
La contaminación exterior del aire en la actualidad aumenta rápidamente en el mundo en desarrollo. La industrialización rápida de muchos países ha aumentado en gran medida la contaminación, y la generalización de la propiedad de vehículos motorizados está aumentando las emisiones en todo el mundo. El escape de los vehículos, el uso de carbón y el humo de las fábricas forman pequeñas partículas en el aire que causan grave daño a la salud.
El plomo que se suele agregar al combustible, con lo que se emite por el escape del vehículo, ha sido eliminado del combustible en algunos países de la OCDE, y se está eliminando gradualmente en otros, pero se sigue usando en gran medida en las economías en desarrollo y en transición. En esos países sigue menoscabando la salud humana, afectando el desarrollo de los niños.
En América Latina y el Caribe, donde tres cuartas partes de la población vive en zonas urbanas, casi15 millones de niños de menos de dos años de edad se hallan particularmente en riesgos. Los hijos de los habitantes urbanos más pobres suelen ser los más afectados, porque tienden a vivir cerca de carreteras de gran uso.
En las zonas que carecen de saneamiento los montones de desechos se mezclan con excrementos, lo que contribuye a la difusión de enfermedades contagiosas. Una vez más quienes más sufren son los pobres, viven cerca de basurales, y sus niños escarban la basura.
El desecho doméstico sin tratar es la causa más común del bloqueo de los canales de drenaje urbanos en las ciudades de Asia, con lo que se aumenta el riesgo de inundaciones y de enfermedades transportadas por agua, pero está aumentando en el mundo en desarrollo la preocupación por la manera de tratar los desechos domésticos sólidos, incluso se han hecho intentos innovadores por transformar los desechos en fertilizantes.

Desechos industriales peligrosos
Los efluentes tóxicos de minas, industrias de productos químicos, plantas de papel y celulosa y curtidurías están desempeñando un papel cada vez más importante en la contaminación ambiental. Son contaminantes típicos los organoclóricos, las toxinas, los plaguicidas, la grasa y el aceite, productos ácidos y cáusticos y el metal espesados, como el cadmio y el plomo.
Los trabajadores de instalaciones que producen materiales tóxicos y los habitantes de zonas cercanas a vertederos de desechos son las principales victimas de los efectos de esos contaminantes.
Además de provocar riesgos de salud, la contaminación del aire amenaza a las industrias naviera y pesquera.
Los plaguicidas se usan por lo general en los países industrializados. Hasta 50 millones de estadounidenses pueden estar bebiendo agua contaminada con plaguicidas y el consejo Nacional de Investigaciones de los Estados Unidos ha estimado que es probable que mueran hasta 20 mil personas por año por efecto de los niveles relativamente bajos que contienen los alimentos. Plantean un importante riesgo ocupacional de salud a los agricultores pobres y a los campesinos, que están fácilmente expuestos a niveles peligrosos. Esos trabajadores usan plaguicidas sin capacitación ni vestimenta protectora y suelen no estar en condiciones de leer incluso instrucciones simples.
Los pobres son quienes corren mayor riesgo de accidentes y descargas de fábricas, porque tienden a vivir más cerca de ellas, la urbanización cada vez mayor y la migración rural-urbana han dado lugar a grandes asentamientos de ocupantes ilegales en los países en desarrollo.
El costo en aumento de la eliminación responsable de los desechos tóxicos ha estimulado la exportación de desechos tóxicos de países industrializados a países en desarrollo donde se pueden enterrar sin tratar hasta por cinco dólares por toneladas.

Degradación de los suelos y desertificación
La contaminación del agua, la contaminación del aire y la eliminación indiscriminada de desechos tienen los efectos humanos más inmediatos, y es relativamente fácil cuantificarlos, pero en el plazo más largo los efectos de la degradación de los sistemas naturales del mundo son igualmente graves, porque a la vez empobrecen en mayor medida a millones de pobres y socavan la base misma del desarrollo. Por lo general es más fácil suministrar agua potable limpia o limpiar vertimientos de desechos peligrosos que restaurar las tierras malamente degradadas, y, dada la voluntad política, se puede hacer en forma mucho más rápida.
Se dice habitualmente que el crecimiento de la población es la fuerza que impulsa la degradación de los suelos, pero el aumento de la densidad de población no menoscaba necesariamente la sostenibilidad ambiental.
La degradación de los suelos afecta a la vida humana de tres maneras principales:
· Reduce la disponibilidad de tierra agrícola per capita y la productividad agrícola. La presión sobre la tierra arable que deriva en parte de la degradación de los suelos ha reducido la tierra cultivada per cápita en los países en desarrollo a un décimo de hectárea, en comparación con media hectárea en los países industrializados.
· Reduce el peso disponible para el ganado.
· Convierte a la gente en refugiados ambientales en busca de tierra más fértil.
La crisis es peor en las tierras áridas, que ocupan un tercio de la superficie terrestre. En ellas los suelos son particularmente frágiles, la vegetación es escasa, el clima es especialmente duro y se define la degradación de la tierra como desertificación. Los trozos de tierra degradada erupcionan y se difunden como una enfermedad de la piel, uniéndose para producir condiciones semejantes a las desérticas en grandes superficies.
Los pobres de las tierras áridas se hallan entre los más marginalizados de la tierra desde el punto de vista económico, político y geográfico. Se están eliminando gradualmente los métodos tradicionales de ordenación de los suelos ecológicamente sensibles a medida que cada vez más tierra fértil se destina al monocultivo, con frecuencia para la exportación, empujando a los campesinos pobres a un territorio cada vez más marginal.

La deforestación
La deforestación tiene un costo humano significativo. Los bosques han construido una fuente importante de alimento, pienso, combustible, fibra, madera, pinturas, y aceites para medicamentos. Talarlos puede privar a la gente pobre de su medio de vida, así como de sus medicamentos. Los bosques hacen cosas maravillosas. Ligan el suelo a la tierra, regulan la oferta de agua y ayudan a regir el clima. Dos quintas partes de los habitantes del mundo dependen del agua absorbida por los bosques de las tierras montañosas, pero cuando se talan los árboles el agua de la lluvia se escurre por la tierra provocando primero inundaciones y luego sequía.
Los incentivos económicos negativos, los motivos políticos y la inseguridad de la tenencia de tierra suelen provocar la deforestación. Se estimula a los pobres a que despejen los bosques y construyan asentamientos sólo para hallar más tarde que la calidad del suelo no es buena para agricultura, se estimula también a la gente a construir asentamientos como muro protector contra rebeldes o invasores.
Otros países han promulgado leyes y reglamentos para echar atrás a la deforestación. Las comunidades han desempeñado también un papel cada vez más importante para su alimentación, sus medicamentos, su energía y su fibra.
En los países en desarrollo puede hacer que los pobres pierdan acceso a su medio de vida, los medios de producción y las fuentes de energía y medicamentos. Su supervivencia y sostén pueden correr peligro como consecuencia de ella.


Los incendios forestales

Los incendios forestales también constituyen un problema ambiental trasnacional. Tienen su origen en un país, pero el humo y la contaminación del aire que crean viajes a otros, afectando a la salud y el bienestar económico humanos.En ocasiones los incendios forestales son el resultado de la tensión entre los colonizadores pobres de zonas forestales a quienes no se han otorgado derechos territoriales apropiados y las empresas multinacionales a las que se otorgan concesiones para la tala. Los pequeños campesinos queman los árboles plantados por las multinacionales, que a su vez queman la tierra para expulsar a los minifundistas.

El agotamiento de la capa de ozono
El ozono es un contaminante molesto cerca de la superficie de la tierra, pero un salvavidas muy por encima de ella. Disperso tan finamente en la estratosfera, entre 15 y 50 kilómetros de altura, que si se recogiera constituiría una capa alrededor de la tierra no más gruesa que la suela de un zapato, excluye los rayos ultravioleta nocivos del sol al filtrarlos. Sin esa capa no sería posible la vida terrestre. La pequeña cantidad de luz ultravioleta que la atraviesa daña la salud. Es la principal causa de los cánceres de piel, que han ido en rápido aumento.
El daño más mínimo de la capa de ozono aumentaría la carga impuesta a la salud humana. Afectaría también la oferta de alimentos. Más de dos tercios de las especies cultivadas resultan dañadas por la luz ultravioleta, que penetra también la superficie del mar, matando el plancton tan fundamental en la cadena alimentaria marítima.
El agotamiento de la capa de ozono puede ofrecer una excepción- al menos entre las cuestiones mundiales- a la norma general de que los pobres sufren más por la degradación ambiental. Afecta principalmente a las regiones templadas y polares, y la luz ultravioleta tiene sus efectos más severos sobre la gente de piel clara, pero en los países industrializados los pobres que tienen menor capacidad para permitirse cremas de buena calidad para protegerse del sol o anteojos de sol y que es más probable que trabajen puertas afuera-pueden ser más vulnerables.

El recalentamiento mundial de la atmósfera
Puede considerarse que el recalentamiento mundial de la atmósfera es uno de los problemas ambientales más serios.
Amenaza con alterar el clima notablemente estable del que ha disfrutado el mundo desde los comienzos de la agricultura sedentaria hace unos 10 mil años. Es probable que el recalentamiento agrave la mayoría de los otros problemas ambientales y podría superar tanto lo que puede soportar el planeta como lo que pueden soportar las sociedades humanas.
Aunque el mundo industrializado es responsable de la mayor parte de las emisiones que provocan el recalentamiento mundial de la atmósfera, los efectos se sentirán en todo el mundo. Se espera que el ritmo del cambio climático sea más rápido que en cualquier momento de los últimos 10 mil años, y es probable que provoque destrucción económica, social y ambiental generalizadas a lo largo del próximo siglo. Se espera que los países en desarrollo, en particular los habitantes más pobres, sean más afectados por la reducción de las cosechas, la mayor escasez de agua y el aumento del nivel de los mares que acompañarán el recalentamiento mundial de la atmósfera. Según las mejores estimaciones se reducirán ligeramente en el próximo siglo las cosechas de todo el mundo. Esto por sí sólo probablemente aumentará el precio de los alimentos, y con ello el hambre. Lo que es más importante, los efectos se distribuirán de manera que en general empeorarán las desigualdades existentes y las pautas de pobreza y hambre.
Igual cosa ocurre con las precipitaciones en general se espera que los más pudientes, que tienen suficiente ahora, tengan más, en tanto que los más pobres tendrán menos. Se espera que aumente la escasez de agua.
El aumento del nivel de los mares podrá amenazar la vida de millones de habitantes de países en desarrollo. Con un aumento de un metro del nivel del mar, debido en parte al recalentamiento mundial de la atmósfera. Egipto podría ver desaparecer bajo las aguas el 12% de su territorio, que alberga 7 millones de habitantes. El aumento del nivel del mar amenaza con hacer que varias pequeñas naciones insulares sean inhabitable y amenaza con inundar grandes superficies de otros países.

Efectos humanos del daño ambiental.
Este examen de los efectos humanos del daño ambiental determina tres hechos abrumadores:
· Ya sea la contaminación, la degradación o el desecho, el daño ambiental tiene consecuencias graves para la salud humana.
· La geografía del daño ambiental indica que los ricos contribuyen más, con mayor participación en la contaminación externa, el recalentamiento mundial de la atmósfera, las lluvias ácidas, los desechos sólidos y los productos tóxicos, pero los pobres soportan la mayor parte de la pérdida de medios de vida como consecuencia de la degradación de la tierra, la desertificación, la deforestación y la pérdida de diversidad biológica. Y entre los pobres las mujeres enfrentan los mayores riesgos, en gran medida debido a su función social y económica.
· El daño ambiental amenaza a la vez la capacidad de sustento de la tierra y la capacidad de sus habitantes para hacerle frente. Y puede tener consecuencias graves para las generaciones futuras.