Make your own free website on Tripod.com


RESPONSABILIDAD MUNICIPAL

Es innegable que las competencias municipales se amplían día a día, alimentadas por las crecientes demandas sociales referidas a diversas problemáticas cuyas soluciones, o bien no están
adjudicadas a un órgano específico, o bien son soslayadas por la administración responsable El Municipio es el interlocutor natural ante el cual deben elevarse las demandas referidas al mejoramiento de las condiciones de vida de la ciudad.
A través de acciones de amparo, audiencias públicas, protestas en las calles, charlas cara a cara o campañas informativas, los problemas ambientales son ahora vistos desde otra perspectiva por la ciudadanía. Sostiene el Lic. Mario Hernández (2) que es en la escala municipal donde radican las mayores expectativas para una recuperación ambiental. La inmediatez en la relación administrador - administrado constituye la característica distintiva por excelencia entre el ámbito municipal y otras esferas gubernamentales.
Es en el ámbito municipal donde las soluciones domésticas pueden multiplicarse, ampliando trascendencia; y donde la comunicación y la educación -tanto formal como informal- tienen mayor influencia en la toma de conciencia de la población respecto a la problemática ambiental.
Así con un adecuado marco normativo y funcional, puede generarse no sólo una actuación reparadora del daño producido, sino, principalmente, un accionar preventivo
El municipio es entonces la autoridad facultada para la Gestión Ambiental, porque es a nivel local donde se dan las expresiones más claras de los problemas ambientales que aquejan o inciden en la comuna
El manejo ambiental del municipio al no ser el adecuado, genera el surgimiento del problema, lo cual induce a no tomar las medidas necesarias para que no se produzca la problemática ambiental, de cuya consecuencia deriva el deterioro gradual del entorno y por ende también la calidad de vida de la comunidad.

FOCOS CONTAMINANTES EN EL MUNICIPIO DE AVELLANEDA


En la ciudad de Avellaneda existen varios focos de contaminación: el CEAMSE, el Polo Petroquímico de Dock Sud y la cuenca Matanza-Riachuelo.
En este trabajo no se desarrollara este último.

El CEAMSE (Coordinación Ecológica Área Metropolitana Sociedad del Estado) se creo en 1978 por el gobierno de facto de Jorge Rafael Videla, como una alternativa al crecimiento descontrolado de basurales a cielo abierto y la contaminación del aire, generada por la incineración industrial y domiciliaria de miles de toneladas de basura. Entre otras, están comprendidas dentro de su objeto las acciones de planificar, proyectar y ejecutar, por sí o mediante contratación con terceros:

· La disposición final de residuos sólidos mediante la utilización de la técnica de relleno sanitario, directamente o previa recuperación y/o transformación, el tratamiento y disposición final de cualquier clase de residuos peligrosos, sólidos o líquidos
· La prestación de servicios de recolección de residuos sólidos de cualquier clase y origen, del barrido y limpieza de la vía y lugares públicos, y de poda y de forestación.
· La recuperación de terrenos bajos e inundables; Tareas de saneamiento de tierras y ríos, parquización y defensas contra las inundaciones y cualquier clase de acción de saneamiento de cuencas hídricas que surcan el Área Metropolitana.

Los residuos que maneja el CEAMSE son de dos tipos:

· Residuos de servicios Municipales: Residuos domésticos, barrido de calles, poda, otros municipales, etc.
· Residuos de Generadores Privados: Derivados de la actividad comercial, industrial y/o servicios
Estos últimos por la diversidad de actividades, implican una amplia variedad de calidades de residuos que es indispensable controlar previo al vuelco de los mismos en los Rellenos Sanitarios que opera CEAMSE.

Para la recepción de residuos de Generadores Privados es necesario que los desechos a disponer se encuentren previamente autorizados para su vuelco, adoptándose como criterio de calidad para la admisión de estos, la exclusión de residuos líquidos, residuos con características riesgosas tales como tóxicos, reactivos, corrosivos, inflamables, patogénicos, irritantes, capaces de producir cambios genéticos, explosivos, radiactivos. La recepción de estos residuos, se efectúa mediante un sistema de controles técnicos y administrativos, que contemplando los criterios de calidad indicados, comprende los siguientes aspectos a saber:

Los predios utilizados para la disposición de la basura son cuatro: Norte III (en la cuenca del río Reconquista), González Catan, Ensenada y Villa Dominico. El más grande de estos rellenos y de Sudamérica, es este último, que recibe la mitad de los 5,4 millones de toneladas de basura anual producida por la Capital y el conurbano. El 70 por ciento de toda esa basura es producida por los porteños. En el relleno sanitario de Dominico, el CEAMSE tira 8.000 toneladas diarias de basura (238.000 al mes). De ellas, más de 2.500 se generan en el conurbano sur. Y el resto, en los barrios porteños.

La Ciudad de Buenos Aires es socia y a la vez cliente del CEAMSE. El total de la basura domiciliaria y la proveniente de Generadores Privados autorizados del ámbito de la ciudad es entregada a la empresa para su compactación y disposición final en Villa Dominico. Esto significa que es responsable por las acciones del CEAMSE.

La intervención que desempeña el CEAMSE en el ambiente es de muy alto impacto. Sin entrar en la discusión respecto de sí la basura podría tener un destino mejor o peor, lo cierto es que el procedimiento elegido para deshacernos de ella ha sido la disposición de las mismas en zonas bajas, inundables, mediante la creación de los rellenos sanitarios.

Estos fueron vistos como la panacea que resolvería dos problemas a la vez: las zonas bajas se convertirían en tierras útiles para la sociedad, porque ganarían en altura, gracias a la basura que se entierra en ellos. Los terrenos así recuperados, pasarían de ser zonas inundables a pulmones verdes, parquizados, con lugares para camping y áreas forestadas.

Conflicto político

Durante el año 2000, varios intendentes del conurbano bonaerense, el intendente de Hurlingham Juan José Alvarez, junto a sus colegas de La Matanza Alberto Balestrini, de Quilmes Alberto Geronés y el de Avellaneda Oscar Laborde han expresado su disconformidad por el modo en que se manejan los rellenos sanitarios que opera el CEAMSE en sus municipios. Ellos denuncian que los lixiviados están contaminando las napas freáticas, también el escurrimiento superficial de los mismos sin el tratamiento adecuado es otra fuente de contaminación. Los jefes comunales también pretenden exigir, por vía legal, un resarcimiento económico para cada uno de los municipios, y a la vez quieren que se investigue el tratamiento que el CEAMSE da a la basura, que produce a diario la Capital Federal y el Gran Buenos Aires. Luego de la denuncia realizada el ese entonces gobernador de la Prov. de Buenos Aires, Carlos Ruckauf y el jefe de gobierno de la ciudad, Aníbal Ibarra se reunieron a fin de tratar este tema, tanto el mandatario provincial como el director del Ceamse, Guillermo Ferraro, manifestaron que la Capital no depositará más basura en terrenos del conurbano y que en dos años se arrojará a alguna zona del interior de la provincia. Entre las variantes que se evaluaron está la de disponer de un servicio de un tren sanitario encargado de llevar los residuos domiciliarios para el procesamiento en zonas despobladas del interior.

Sin embargo los hechos nos muestran que estos rellenos sanitarios, que prometieron serian convertidos en espacios verdes públicos hoy sólo albergan montañas de basura de hasta 25 metros de altura sin tratamiento adecuado, generando nuevas fuentes de contaminación en especial de las napas de agua, amén de la degradación general de las zonas aledañas a los basurales.

Efectos sobre la población

Entre el 11 y el 12 de diciembre de 1998 un incendio mantuvo ardiendo durante más de 15 horas una cava de 100 metros de ancho por 20 metros de profundidad tapada con residuos. Durante el incendio del relleno sanitario de Villa Dominico se liberaron gases altamente tóxicos entre los que se encontraban el benceno, el tolueno y las dioxinas, las sustancias más dañinas que se conocen. El benceno, es un compuesto químico altamente inflamable y muy conocido porque es un cancerígeno humano comprobado y está asociado con la producción de anemia aplástica, leucemia y linfomas. Se usa como materia prima en la producción de estireno (poliestireno), cumeno (adhesivos), ciclohexano (nailon) y alquil benceno (detergentes).

El tolueno (metil benceno) es un derivado del anillo aromático (una estructura de 6 átomos de carbono en forma de anillo). Su fórmula es C7H8 lo que lo coloca en la categoría de hidrocarburo. Es inflamable y un narcótico poderoso que en altas concentraciones puede ser fatal porque causa parálisis respiratoria. Irrita la piel y los ojos. Se lo utiliza como disolvente en la fabricación de pinturas, resinas, thinner y tintas. Sirve como materia prima para la fabricación de benceno y puede reemplazarlo en ciertas formulaciones.

Las dioxinas son un grupo de 210 sustancias químicas que tienen distintos grados de toxicidad. Son residuos de actividades industriales y de la combustión incompleta de compuestos orgánicos más átomos de cloro. La incineración de residuos y el procesamiento de metales son las principales fuentes. Se liberan a la atmósfera donde son dispersadas por el viento y luego arrastradas por la lluvia que las deposita en suelos y mares.

Se forman como subproductos involuntarios de ciertas reacciones químicas, incluidas aquellas empleadas para producir varios herbicidas. Son compuestos extraordinariamente estables que persisten por largos periodos tanto en el ambiente como en los tejidos de las personas expuestas.

Otras fuentes de dioxinas son la quema de residuos patológicos, la producción de herbicidas o PVC. Pueden ocasionar cáncer y actúan como bloqueadores endocrinos con efectos adversos en la reproducción, el desarrollo y el sistema inmunológico.

Las patologías bronco pulmonares, los bronco espasmos, el asma, las enfermedades de la piel y los problemas intestinales son los trastornos más frecuentes provocados por el contacto con los residuos.

La leucemia es un tipo de cáncer que ataca la médula ósea produciendo glóbulos blancos anormales incapaces de llevar a cabo su función de combatir infecciones causando excesiva pérdida de sangre. Según la Sociedad Americana de Leucemia, esta enfermedad mata más niños entre 2 y 15 años que ninguna otra enfermedad y afecta especialmente a adultos mayores de 60 años. Investigaciones realizadas han indicado que el benceno, uno de los gases detectados en Villa Dominico, es una peligrosa sustancia cancerígena que causa varios desórdenes sanguíneos incluida la leucemia. Además produce linfomas, anemias hemolíticas, disminución de las plaquetas, hemorragias, vómitos, trastornos gastrointestinales, somnolencia, vértigo, dolores de cabeza y fototoxicidad.

Por su parte, el tolueno, otro de los gases encontrados produce lesiones del Órgano de Corti que llevan a la sordera y puede provocar la muerte por falla cardiaca.

Otro de los peligros a los que están expuestas las personas que viven cerca de un basural es la miasis, una enfermedad característica de los ovinos y caprinos que puede provocar la muerte. Los basurales son propensos a la presencia de insectos, entre los que se encuentran moscas como el tábano que depositan sus huevos (larvas) en los bordes de las heridas abiertas, las cuales pueden ser muy pequeñas y hasta insignificantes. Las larvas se alimentan, por lo menos durante cierto período, de los tejidos vivos o muertos, de los líquidos corporales y de alimentos ingeridos del huésped.

Otro de los focos contaminantes al que nos dedicaremos es la contaminación de la Cuenca Matanza-Riachuelo, sus aguas inmóviles y sin oxigeno abarcan 16 Km desde el Puente La Noria hasta el Río de la Plata.

En los últimos 22 años se sucedieron diez promesas oficiales de saneamiento del Riachuelo. La ultima fue en enero de 1993, cuando el Presidente Carlos Menen le ordenó a la Secretaria de Recursos naturales y Ambiente humano, Maria Julia Alzogaray, que limpiará el Riachuelo, la secretaria encargó, entonces, un estudio sobre los barros contaminados pero también el CEAMSE elaboró su propio plan, a su vez, la Comisión Nacional de Energía Atómica propuso fabricar ladrillos con el lodo toxico. La discusión paralizó todo hasta que el Presidente firmó el decreto 1093/93, creando el Comité Ejecutivo de Saneamiento de la Cuenca Matanza-Riachuelo. Luego en 1997 se elaboró el Plan de Gestión Ambiental (PGA), un proyecto de limpieza y de control de las inundaciones, por el cual se consiguió un préstamo internacional del BID de 250 millones de dólares. El Estado argentino pondría como contrapartida otros 250 millones. El defensor adjunto de la Ciudad de Buenos Aires, el ecologista Elio Brailovsky (3) , dijo que buena parte del dinero se gastó en consultorías. "Si en vez de gastar la plata en papeles y en estudios se hubiera usado en la limpieza del río, hoy el Riachuelo estaría mejor. Obviamente el saneamiento es un proceso que llevaría por lo menos dos décadas".

De los más de 37 millones que utilizó la gestión de Alsogaray, sólo el 5% fue destinado a obras, que consistieron casi exclusivamente en la remoción de cascos hundidos. Pero tampoco con Epszteyn(4) actual director del organismo el Comité logró grandes avances. Según el ex funcionario, el obstáculo fue no poder usar el dinero en lo que se debía. "El problema del PGA es que prácticamente no contempla el saneamiento ambiental. Está dirigido principalmente a la infraestructura hidráulica. Desde que asumí en 2000 estoy tratando de reformularlo para que el crédito sea bien aprovechado".

Pero la reformulación del PGA nunca llegó. Y el cierre del proyecto parece estar cada vez mas cerca. Atrás quedaron las promesas de los mil días.

Lejos de ser lo que alguna vez fue, el Riachuelo es hoy un deposito de basura y no parece haber decisión política de sanearlo. Por otro lado los fondos girados por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) fueron reasignados a otra área del gobierno. El comité encargado del saneamiento de aguas y márgenes agoniza. Hace unos días, Eduardo Epszteyn, director de ese organismo, presentó su renuncia y denunció que la tarea es imposible debido a la falta de voluntad política.

Mientras los funcionarios deciden qué hacer, la crisis parece haberles dado una mano. El cierre de más de cincuenta empresas de la cuenca disminuyó algunos índices de contaminación en el río en el que alguna vez se pudo nadar. Las últimas mediciones hechas en el río por especialistas de la Prefectura Naval Argentina y del comité arrojaron resultados alentadores.

Pero lo que menos circula por el río es agua: se vierten diariamente 88.500 metros cúbicos de residuos industriales (el equivalente a arrojar al ex río 445.000 barriles de 200 litros todos los días) y 400.000 metros cúbicos de aguas servidas. Y el caudal promedio de agua es sólo de 250.000 metros cúbicos.

Los volcados sin tratamiento en la cuenca, las cloacas clandestinas, la basura que arrojan quienes viven en sus orillas son las principales fuentes de contaminación de este río de 15 kilómetros de extensión.
El 45 por ciento de la contaminación se debe a los residuos industriales, especialmente a aquellos que se vuelcan sin tratamiento previo.

El ecólogo David Kuczynski (5), especialista en contaminación hídrica realizo un estudio tomando muestras en cuatro puntos del Riachuelo, la Boca y los puentes La Noria, Victorino de la Plaza y Pueyrredón. El resultado del análisis es el siguiente:· Oxigeno disuelto: indica la salud del agua. Un río sano supera los 8 mm por litro y los peces mueren cuando hay menos de 4,5. Las cuatro muestras analizadas rozan la falta total de oxigeno. Fluctúan entre 0,3 ( en Avellaneda donde hay mas fabricas) y 1. Se detectaron microorganismos que no consumen oxigeno y que suelen metabolizar sulfuro de hidrógeno causante del típico olor a huevo podrido.

A pesar de ello más de tres millones y medio de personas conviven en la cuenca, que concentra el 28% de la población de diecinueve partidos de la provincia de Buenos Aires, la mitad de ellos en villas y asentamientos. Sólo el 45% tiene cloacas y el 65% agua potable. Aunque no hay estudios oficiales, las condiciones de precariedad de las casas y casillas asentadas en las orillas del Riachuelo agravan la situación del estado de salud de la población, Los patologías más comunes son las respiratorias como las bronquitis, la neumonía y el asma En la época estival aumentan los casos de diarreas y de parásitos, como oxiuros, que toman el intestino e impiden que los chicos aumenten de peso. Los problemas cutáneos son más esporádicos, pero también se manifiestan. Lo que más se ve son los eczemas atópicos. La Villa 26 es un botón de muestra. Según el Plan de Gestión Ambiental, más de 50.000 personas descargan el efluvio cloacal directamente en el río. A pesar de estos números contundentes, la contaminación que más preocupa es la industrial.

Finalmente es de suma importancia nombrar y especificar el problema existente entre los vecinos del Polo Petroquímico de Dock Sud, este área industrial y su zona de influencia, está ubicada al Sur de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, en el primer cinturón industrial del conurbano bonaerense, y sus límites físicos son: el Riachuelo al Norte, el Arroyo Sarandí al Sur, el Río de la Plata al Este, la Avenida Roca al Oeste. Cuenta con una superficie aproximada de 40 km².

En esta área se encuentran radicados alrededor de 50 establecimientos industriales, entre los que se destacan, por su envergadura, 2 Refinerías de Petróleo, 8 Plantas de Recepción y Almacenaje de Petróleo y sus Derivados, 4 Plantas de Recepción y Almacenaje de Productos Químicos, 1 Central Termoeléctrica. Se suman a los rubros antes mencionados otros, tales como: industrias de procesos, empresas de transporte, amarres, areneras, estaciones de servicio; además de otras fuentes tales como: el relleno sanitario Villa Domínico (CEAMSE) y el Canal Sarandí.
También, dentro del área se encuentra un Puerto que tiene un movimiento anual promedio de 2.700 buques.
Cabe señalar que se trata de un área densamente transitada, con un movimiento automotor promedio de 5.550 vehículos por día, en sus principales accesos.

Las actividades industriales y portuaria, sumadas al tránsito automotor antes mencionado, han hecho que el Dock Sud, sea una de las áreas dentro del Gran Buenos Aires con mayores problemas de contaminación del aire.
Así la explosión de un barco petrolero marcó en 1984 el puntapié de los numerosos reclamos contra el Polo.
Las criticas aumentaron 1993, cuando siete personas del centro del Partido murieron por inhalar un cóctel de ácidos volcados por las alcantarillas en forma ilegal.

La lista sigue, este año reaparecieron olores nauseabundos concentrados, se detectó un derrame de hidrocarburos en el Puerto y la Comuna clausuró una empresa química que almacenaba productos tóxicos al aire libre.
Con el objeto de abordar esta problemática y acordar acciones conjuntas la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable del Ministerio de Desarrollo Social firmó el 19 de diciembre de 2000, un Convenio para el establecimiento de un Plan de Monitoreo Continuo del Aire para el Área del Polo Petroquímico Dock Sud, así desde octubre hasta febrero pasado se instalaron estaciones de 6monitoreo y se utilizaron analizadores portátiles, con los cuales se pudo determinar la presencia de gases contaminantes como benceno, butanol, acetano vinilo, acetileno, tolueno y, entre otros elementos, xileno.

Lamentablemente, aún no se sabe de dónde provienen estos gases tóxicos, pero todas las miradas se dirigen a las empresas de las zonas. Según la Secretaría de Política Ambiental de la provincia de Buenos Aires y la Prefectura Naval, organismos que tienen a su cargo la fiscalización y la seguridad de la zona, habría 22 empresas instaladas en el polo petroquímico. Pero según los vecinos habría el doble.

A fin de esclarecer debidamente qué sucede, ya los expertos han recomendado la implementación de una red de monitoreo permanente y, además, un sistema de alarmas por sensores para los vecinos.
Así esta Secretaría, con el acuerdo previo de las jurisdicciones firmantes del Convenio, encaró la búsqueda de fondos no retornables (donaciones) que permitieran dar los primeros pasos para el logro de los objetivos antes enunciados.

Las primeras gestiones se iniciaron en abril de 2001, con la cooperación técnica de la Agencia de Cooperación Internacional del Japón (JICA) en la Argentina. El estudio de monitoreo del aire, realizado con fondos donados por esta agencia, reveló concentraciones muy elevadas de benceno, tolueno y xyleno, hidrocarburos aromáticos que pueden producir cáncer. Sin embargo, los técnicos no pudieron determinar en qué grado violan los niveles de tolerancia para la salud.


"Los valores que se detectaron son muy altos, en especial los de benceno. Pero el tema es que esta primera etapa consistía en un estudio exploratorio que no existía. Es una herramienta para poder concretar, con urgencia, un sistema de alarma que le dé una alternativa a la gente de la zona", dijo Carlos Rivas Roche (6), presidente de Dock Norte, la empresa contratada para hacer el estudio".

"Desde el 1° de enero de este año el municipio tiene la capacidad para sancionar a las empresas instaladas en el polo petroquímico de Dock Sud y también contamos con los fondos de los impuestos ambientales. Con ese dinero se están comprando los elementos técnicos necesarios para poder medir en el terreno estos gases cancerígenos", dijo Oscar Laborde(7), jefe comunal de la ciudad bonaerense.

El municipio calcula que los dos millones y medio de pesos anuales que debe recaudar anualmente serán suficientes para empezar con los controles. "Creo que en agosto estaremos en condiciones de controlar a las empresas que violen los códigos ambientales. Vamos a ir contra el que se plante."

El estudio, realizado entre octubre del año último y febrero de este año, midió los distintos gases emanados de 29 chimeneas de las plantas petroquímicas y la contaminación provocada por el transporte terrestre y los buques de gran porte que arriban al puerto. Y el equipo técnico se donó al municipio para continuar con los controles.6
"Queremos que los análisis sigan adelante y que cuanto antes se empiece con la segunda etapa para poder determinar finalmente de dónde provienen las emanaciones de estos gases peligrosos", aseguró Carlos García (8),gerente de Asuntos públicos de Shell una de las empresas del polo petroquimico.

El estudio se hizo a raíz de las denuncias de los vecinos, en coordinación con las áreas de medio ambiente de Avellaneda, la Ciudad de Buenos Aires, la provincia y la Nación.

"En los últimos meses aparecieron muchos casos de anemia, problemas bronquiales y epidérmicos que podrían ser causa de las emanaciones de las petroquímicas", Jorge Hiquis (9), presidente de la sociedad de fomento de Dock Sud.

Según Laborde, el municipio está ocupándose del tema. "No sólo estamos preocupados. Se está haciendo un estudio epidemiológico a un número importante de vecinos para determinar los problemas de salud que tiene la población", sostuvo.

Este es un paso importante pero insuficiente para solucionar integralmente la difícil y grave situación ambiental del Dock Sud. Queda así planteado de un modo preliminar un posible fortalecimiento institucional que se ha iniciado desde la Nación e irradia a todas las jurisdicciones involucradas con responsabilidad en el tema. Corresponde de ahora en más la profundización de las acciones iniciadas y asegurar la continuidad de los esfuerzos.

"Es muy preocupante ver no sólo la concentración de industrias peligrosas sino la existencia de frecuentes incidentes con gases y olores que denotan el potencial de eventos fuera de control en la zona", manifestó la bióloga Verónica Odriozola (10), especialista en sustancias tóxicas de Greenpeace. "Un accidente importante en una de las empresas de Dock Sud significaría una seria amenaza para la población de Avellaneda y Buenos Aires", expresó.

Ni los vecinos de Dock Sud ni los de la Ciudad de Buenos Aires tienen información acerca de los riesgos provocados por las empresas de esa zona. Tampoco se conoce su historial de accidentes y escapes, ni el tipo o cantidad de sustancias tóxicas emitidas de manera rutinaria. Sin embargo, la población vive en vilo y se queja de problemas de salud como afecciones respiratorias, alergias y daños en la piel.

 


2- "Nuevas competencias en el derecho municipal argentino" Capitulo I "El medio ambiente. El rol del municipio" pagina 3. volver

3-Elio Brailovski, ecologista. Articulo Periodístico " Agoniza el plan para sanear el Riachuelo" Diario La Nación - 05/05/2002 volver

4- Eduardo Epszteyn, Director encargado del Comité de Saneamiento. Articulo Periodístico "Agoniza el plan para sanear el Riachuelo" Diario La Nación-05/05/2002. volver

5- David Kuczynski, ecólogo, especialista en contaminación hídrica. "Salven al río". Revista Viva volver

6- Carlos Rivas Roche, presidente de Dock Norte "Prometen control para empresas de Dock sud" Pagina 12 12/12/2001 volver

7- Oscar Laborde, intendente de Avellaneda "Prometen control para empresas de Dock sud" Pagina 12 12/12/2001 volver

8- Carlos Garcia, Asuntos Públicos de Shell "Prometen control para empresas de Dock Sud" Pagina 12 volver

9- Jorge Hiquis, Presidente de la Sociedad de Fomento de Dock Sud volver

10- Veronica Odriozola, especialista de Greenpeace volver